La voz del bosque

Aunque no se llevaban mucha diferencia de edad, Comasio había introducido a Dictinio en las prácticas de la corriente priscilianista.Estas se basaban en la austeridad y la pobreza, criticando la opulencia en la que vivían los obispos.

Sus reuniones, frecuentemente nocturnas, en bosques, cuevas o en villas alejadas de las ciudades, y con el baile como una parte importante de la liturgia, incluían tanto a hombres como a mujeres.

Como te dije, habían ido a recoger los restos de Prisciliano  a Tréveris, para enterrarlos en su tierra natal.Para no levantar sospechas, se dirigieron primero a Rotomagus, donde embarcaron el cuerpo, al cuidado de otros discípulos, con destino a Iria Flavia, mientras ellos hacían el camino por tierra.

Cruzaron las montañas por el Sumun Portus, y siguieron la vía que va de TarracoAstúrica, aunque evitaban las ciudades, por si les reconocían como pertenecientes a la secta priscilianista.

Al aproximarse a Legio, se desviaron hacia el sur, cruzando el río cerca de la iglesia de Santa María Alba, desde allí siguieron su ruta hacia Astúrica.En su camino por los montes es cuando se cruzaron conmigo, y les oí hablar de su misión.

-Dictinio, es preferible que te quedes en Astúrica.Así podremos asegurarnos el apoyo de la población.Tú padre ya es mayor y pronto dejará la sede vacante, por  lo que habrá que nombrar un nuevo obispo, y nos sería de gran ayuda que nos fuera afín.

Dictinio, reflexionando sobre lo que le decía Comasio, aceptó su sugerencia.

De acuerdo, seguiré tu consejo, pero ¿harás el resto de la ruta solo?¿qué pasará si te encuentras en dificultades?

No te preocupes- le contestó Comasio- Si las cosas se tuercen, nuestros amigos de Iria te mandarán un mensaje.Si yo no puedo llegar allí, tendrás que ir tú y celebrar el funeral, según el ritual, en el bosque Libredón.

¿Y si necesito contactar contigo, donde te buscaré?

Si no llego a Iria estaré por estos montes.Me han dicho que cerca de Bergidum hay un valle donde se oye el silencio.Si no me encuentras allí, es probable que me haya ido al norte, ya que tengo familiares que viven cerca de Lucus Asturum.

Dictinio aún tenía dudas, y se las comunicó a Comasio

-¿Qué haremos si se convoca un nuevo concilio y nos llaman a juicio?

-Solamente los iniciados tienen que saber la verdad-le dijo Comasio-Difunde un bulo, que el cuerpo de Prisciliano está en Astúrica, o que no conoces donde está.Incluso puedes mentir diciendo que ya no crees en su doctrina.Es mejor eso a que nuestros enemigos se enteren de nuestros actos y destruyan la tumba.Ya conoces el poema:

Quiero desatar y quiero ser desatado.
Quiero salvar y quiero ser salvado.
Quiero ser engendrado.
Quiero cantar; cantad todos.
Quiero llorar: golpead vuestros pechos.
Quiero adornar y quiero ser adornado.
Soy lámpara para ti, que me ves.
Soy puerta para ti, que llamas a ella.
Tú ves lo que hago. No lo menciones
La palabra engañó a todos, pero yo no fui
completamente engañado.

Y así se despidieron y cada uno siguió su camino.

8

 



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: