El Camino de las Estrellas II

Seguimos con la serie sobre el camino de las estrellas, que nos conduce hacia el “Fin de la Tierra”.

 

II-Caminos de peregrinaje y reliquias sagradas.

Muchas expresiones de la vida cotidiana visualizan al hombre como caminante. Los siguientes son solo algunos ejemplos. Llevar una vida recta o dar los pasos correctos para el logro de un fin es «estar bien encaminado»; lo contrario conlleva expresiones como «extraviarse», «perder el rumbo», o «salirse del camino». Los obstáculos son «piedras en el camino». «Sentarse al borde del camino» puede significar inacción, ya sea resultado del desaliento o del cansancio, en tanto que «reemprender la marcha» es continuar una acción que se había interrumpido.Este acervo cultural puede deberse a la memoria colectiva del tiempo en que la totalidad de la especie humana era nómada.

 

Resultado de imagen de Nómada

La concepción de la vida del hombre como una peregrinación es común a muchos pueblos y tradiciones.Se trata, pues,  de un símbolo arquetípico, presente ya en las civilizaciones más antiguas.De ahí que  la consideración de «la vida como peregrinación» se vincule en muchas culturas y religiones con la idea del origen transcendente del hombre, al tiempo que se consideran los tropiezos y caídas de los caminantes como una representación de sus fallos, carencias y errores.

El término peregrino (del lat. peregrīnus) en su acepción más general, es todo aquel que anda por tierras extrañas.Podríamos, según esta definición, considerar peregrinos a todos aquellos que, por una circunstancia u otra, recorren tierras extrañas: refugiados, exiliados o emigrantes.

 

Sin embargo, peregrino  se refiere, en su significado más clásico, al viajero que, por devoción o por voto, visita un santuario o algún lugar considerado sagrado.Por ende, una peregrinación o peregrinaje es el viaje a un santuario o lugar sagrado con importantes connotaciones religiosas. Es, también, un viaje efectuado por un creyente (o grupo de creyentes) hacia un lugar de devoción o un lugar considerado como sagrado según la religión de cada uno.(Puede que en otra entrada nos detengamos en analizar los conceptos de religión y sagrado)

 

 

Sea como fuere, el peregrino es un extranjero desconocido en el país y privado de la asistencia de una colectividad, por lo que se hace necesario, para su cobijo y asistencia, la creación, en la ruta de peregrinaje, de una red de albergues que sean utilizados como refugio, descanso y a veces, sustento de los peregrinos.

 

El desplazamiento suele hacerse generalmente andando, por lo que suele estar dividido en varias etapas.Los albergues suelen situarse en los puntos de inicio y/o finalización de cada una de estas etapas, aunque también se pueden encontrar a mitad del recorrido, junto con hospederías u hospitales de peregrinos

 

 

La peregrinación  es una práctica común de todas las religiones y culturas, por lo que es un fenómeno casi universal de la antropología religiosa. El peregrino encuentra lo sobrenatural en un lugar preciso, en el que se participa de una realidad diferente a la realidad profana.Se puede realizar una peregrinación  por mera profesión de fe o como método para expiar algún pecado según la religión practicada, e incluso como agradecimiento por peticiones concedidas a la figura religiosa pertinente.

Existen pues, multitud de lugares y caminos de peregrinación, tanto en los cultos politeístas ( en el hinduismo podemos destacar el  Chardham Yatra, la peregrinación a las fuentes del Ganges, o la que se realiza a las ciudades donde se celebra el Kumbhamela ), pasando por las religiones sincréticas ( en el Japón sintoista hay varios caminos, destacando el Kumano Kodo) y las no teístas ( en el budismo existen varios lugares sagrados que reciben la visita de peregrinos), hasta llegar a los cultos monoteístas : el judaísmo ( la peregrinación a  Jerusalén durante las tres festividades de Pésaj, Shavuot y Sucot ), el cristianismo ( varios santuarios son objeto de peregrinación, sobre todo aquellos en los que se dice que ha habido apariciones marianas, pero los principales lugares de peregrinación cristiana son: Jerusalén y Tierra Santa, el Vaticano Santiago de Compostela ), el islam ( el peregrinaje a La Meca —el Hajj— es uno de los cinco pilares del Islam, se debe realizar por lo menos una vez durante la vida de todos los musulmanes aptos.Además de a la Meca, la mayoría de los chiitas emprenden un peregrinaje a la ciudad santa de Mashhad, al noreste de Irán.También se encuentra muy extendida la costumbre de visitar las tumbas de los considerados como santos, llamada  ziyarat ) y las más minoritarias sijismo ( aunque no las consideran útiles, si suelen realizar una visita a su templo principal,  el Templo Dorado, en la ciudad de Amritsar ) y  zoroastrismo  ( visitan el Templo del Fuego en Yazd)

 

 

También es peregrinación visitar una capilla o lugar que custodie reliquias sagradas.De hecho, en la Edad Media la Iglesia distinguía tres clases de peregrinos: romeros, aquellos que iban a Roma, palmeros, aquellos que iban a Jerusalén y peregrinos propiamente dichos, aquellos que iban a Santiago de Compostela. Aquí visitaban la tumba en la que, supuestamente, están depositadas las reliquias (el cuerpo decapitado), del Apóstol Santiago el Mayor.Recalcar que el tráfico de reliquias comienza desde los primeros tiempos del cristianismo, y que el fraude es frecuente, al hacer pasar por reliquias objetos no relacionados con mártires o santos, o huesos encontrados cerca de alguna iglesia, sin la menor verificación sobre su origen.(Sobre la autenticidad histórica de la figura de Jesús podríamos tratar en otra entrada)

¿Es Santiago quien está enterrado en la tumba compostelana?

 

La duda sobre  la autenticidad de las reliquias de Santiago en concreto, surge casi desde el mismo momento de su descubrimiento, ya que su prédica en Hispania  ( desde hace siglos la propia Iglesia Católica reconoce que hay muy pocas probabilidades de que Santiago estuviera en en la península ), y el traslado de su cadáver ( sus discípulos habrían llevado su cuerpo por el mar Mediterráneo en una mítica embarcación de piedra y habrían costeado el Atlántico nuevamente hasta Galicia, donde lo habrían enterrado) se basan en leyendas sin autentificar.Lo único seguro es su martirio en Jerusalén, bajo el reinado de Herodes Agripa I, el cual inició una persecución contra los primeros cristianos y “mató a espada a Santiago, hermano de Juan” ( Hechos 12:1-3)

 

Durante el periodo de la Reconquista, los reinos cristianos de la península se vieron en la necesidad de tener una figura que aglutinara a la población en torno suyo.Surgen así, en el Reino de Asturias, nuevas versiones de la predicación de Santiago por parte de Beato de Liébana.

Alrededor del año 813, en tiempos del rey  Alfonso II el Casto, un ermitaño  llamado Paio (Pelayo) le dijo al obispo gallego Teodomiro, de Iria Flavia , que había visto unas luces merodeando sobre un monte deshabitado. Hallaron una tumba donde se encontraba un cuerpo degollado con la cabeza bajo el brazo, y, ante este descubrimiento, dió aviso al rey del hallazgo del cuerpo del Apóstol Santiago.  Alfonso II habría sido pues,  el primer seglar en visitar la tumba recién descubierta .Poco después ordenó construir una iglesia encima del cementerio (compositum), origen de la Catedral de Santiago de Compostela («Santo Jacob delcompositum»). Otros sostienen que la palabra Compostela proviene de campus stellae: «campo de las estrellas», debido a las luces que bailoteaban sobre el cementerio (fuegos fatuos).Puede que esta denominación surgiera, también, de la obsevación de la Via Láctea por parte de los primeros peregrinos.Sea como fuere, estos hechos fueron el inicio de las peregrinaciones a Santiago, que partían de Oviedo , donde se encontraba la corte, y llegaban a Santiago, por la que actualmente se denomina Ruta Jacobea Primitiva.

 

 

Sean de quien sean esos restos ( existen indicios de que la necrópolis fue usada desde el tiempo anterior a la llegada de los romanos.Incluso se especula que los restos pudieran ser de Prisciliano), lo cierto es que su descubrimiento dio lugar a una peregrinación que dura ya más de mil años, ya que el  año 950, Gotescalco, obispo francés de Le Puy-en-Velay peregrinó hasta el sepulcro y está considerado como el primer peregrino extranjero documentado.

 

Resultado de imagen de Gotescalco

 

Anuncios

One response to “El Camino de las Estrellas II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: