13 y martes.

En la cultura occidental, el 13 está asociado a la mala suerte.Se trata de una superstición antigua fuertemente arraigada,  hasta el punto de llegar a hablar de una enfermedad (triscaidecafobia) en aquellas personas que tienen miedo a este número.

En España , Grecia y Latinoamérica, los días martes 13 se consideran de mal agüero, ya que, además del 13, el martes es el día “dedicado a Marte, el dios romano de la guerra, la sangre y la violencia”.Se suele decir: “En martes 13 no te cases ni te embarques, ni de tu familia te apartes”.Sin embargo para los anglosajones y los franceses, es mal día si cae en viernes, ya que  la eliminación de la Orden de los Templarios sucedió el viernes 13 de octubre de 1307.

Todo esto tiene su origen en la mitología de la era precristiana.

Se cuenta en la mitología griega, que a la boda de Tetis y Peleo asistieron todas las deidades, entre las que destacaban los doce olímpicos.Sin embargo  Eris, la diosa de la discordia, no fue invitada por su carácter problemático ( y además sería la deidad número 13).La diosa,  furiosa por aquella afrenta, urdió un plan para vengarse. Primero pidió una manzana de oro del jardín de las Hespérides, en la cual plasmó lo siguiente: kallisti (Para la más hermosa) y la lanzó en medio de la boda. Al verla, Hera, Atenea y Afrodita, alegando cada una ser la más bella, y por lo tanto merecedora del premio, se la disputaron, lo que traería como consecuencia el juicio de Paris y la posterior guerra de Troya.

Una historia parecida se puede encontrar en la mitología nórdica. A un banquete en el Valhalla fueron invitados doce dioses. Loki, el espíritu de la pelea y del mal, se coló por las buenas, con lo que el número de los presentes llegó a trece. En la lucha que se produjo para expulsar a Loki, Balder, el favorito de los dioses, encontró la muerte.

 

Desde Escandinavia, la superstición se difundió a través de Europa, en dirección Sur.Al iniciarse la era cristiana, estaba ya bien establecida en los países mediterráneos. Entonces, la creencia fue notablemente reforzada, en forma contundente, por la cena más famosa de la historia: la Última Cena. Cristo y sus apóstoles sumaban trece personas. Menos de veinticuatro horas después de esta cena, Cristo era crucificado.

Existen por ello algunos datos curiosos sobre el 13, como el hecho de que se evite el 13 en la Fórmula 1, que en algunos portales se omita el número 13 o que en Madrid no exista la línea 13 de autobús.Se cuenta también que el código de Hammurabi omite este número en su lista, y en el calendario babilónico había un año intercalado, con un mes 13 intercalado en el signo del cuervo de la mala suerte.Sucede que hay 13 lunaciones en un año, por lo que un calendario lunisolar seguramente debe tener 13 meses en algunos años, mientras que el calendario solar gregoriano y el calendario lunar musulmán siempre tienen 12 meses en un año.

Los aspectos esotéricos relacionados con la mala suerte que acarrea el número 13, ya se expresan en la Cábala judía, donde se enumeran 13 espíritus malignos.Anteriormente los antiguos egipcios consideraban que la 13ª fase del ciclo de la vida era la muerte, y que tras la muerte vendría una vida ideal y mejor.Esta idea se refleja en las cartas del Tarot, donde el número 13 hace referencia a la muerte. También se lo relaciona con el maligno: en el Apocalipsis, el anticristo llega en el capítulo 13; y el aquelarre  de doce brujas a las que asistía el diablo como décimo tercero, se conoce en los países anglosajones como “coven”.

Para paliar algunas de estas supersticiones, en el siglo XVIII la marina británica intentó eliminarlas.Se mandó rebautizar a un buque con el nombre de HMS Friday (Friday significa “viernes”, en inglés), se designó a un capitán llamado Jim Friday, se reclutó a la tripulación un día viernes, también en viernes se armó la quilla del barco; y se botó la nave un viernes 13. Jamás se volvió a saber del barco o de su tripulación.

Y aunque en el imaginario estadounidense, sobre todo por influencia de Hollywod, ha quedado la imagen del viernes 13 como día sangriento ( solo hay que ver la saga de películas Friday the 13th (Viernes 13 )), el trece sería considerado como un número con suerte. Forma parte de muchos de los símbolos nacionales, ya que en el reverso de los billetes de banco hay una pirámide incompleta de trece escalones, el águila heráldica sostiene en una garra una rama de olivo con trece hojas y trece frutos, y en la otra, trece flechas, hay, además, trece estrellas sobre la cabeza del águila.Pero esto nada tiene que ver con teorías conspiranoicas ni supersticiones, si no que conmemora las trece colonias que originaron el país, y que por su parte fueron un símbolo de buen auspicio.

Otras culturas también tienen la buena suerte vinculada al 13.En las creencias mayas existían 13 cielos, por lo que el 13 era un número sagrado, y el calendario azteca estaba dividido en períodos de 13 días.

Existen otros números, por tanto, que serían los desafortunados.La palabra japonesa shi (死) quiere decir muerte, y se pronuncia igual que el 4, así que para remediarlo se pronuncia el 4 como yon.Es así como en el este asiático, (sobre todo en China, Japón y Corea), es el número 4 el que tiene mala suerte,y algunos expertos en numerología defienden que el maleficio podría haber derivado en el 13 por ser la cifra anterior resultado de la suma de 1+3;  conociendose el miedo a este número como  tetrafobia.

En Italia el número de la mala suerte es el 17. Esto se debe a que el 17, en números romanos, se escribe XVII. Reordenando sus letras podemos escribir VIXI, que en latín significa “viví”, es decir, “mi vida es pasado”.

Por otro lado, la Hexakosioihexekontahexafobia es el miedo irracional al “666”, número también conocido en el cristianismo como “el número de la bestia”.

Volviendo al 13, y su relación con algunas curiosidades, la influencia que tiene en algunas personas les lleva, desde negarlo, como Ángel Nieto, que fue campeón del mundo de motociclismo en 13 ocasiones, pero él siempre hace referencia a que lo fue en 12+1 ocasiones; hasta considerarlo afortunado, o desafiar a la mala suerte utilizándolo, como en los casos de los baloncestistas Wilt Chamberlain y Steve Nash.

Otros datos revelan cómo la vida de una persona como Richard Wagner parece estar ligada a dicho número: nació en un año acabado en 13, la suma de las letras de su nombre y apellido son 13, los números de su año de nacimiento (1813) suman también 13, compuso 13 óperas y falleció un día 13.Otro compositor, Arnold Schoenberg, padecía triscaidecafobia. Irónicamente, nació y murió el día 13 del mes, a la edad de 76 años (7 + 6 = 13).

Aparte de esto, el número 13 posee algunas propiedades aritméticas, siendo el sexto número primo, y el segundo de dos cifras.Además, es el octavo término de la sucesión de Fibonacci, siendo el resultado de sumar 5 y 8.Esta característica viene a colación por la relación personal que tengo con esos números, especialmente este año.Sobre todo con el 13, pues yo también nací, como Schoenberg, el día 13 del mes, concretamente de este mes de Enero.Y este año, las cifras de mi edad suman 13.(Seguramente alguien ya habrá hecho cálculos, y sabrá cuantos años cumplo, y quien tiene relación conmigo si sigue hacia atrás la sucesión.Las matemáticas a veces son mágicas, y las coincidencias existen, a veces).

Para terminar, y no alargarme más con esta segunda entrada en 13 de Enero (y como no hay dos sin tres, el año que viene tendremos la tercera, y última, entrega), un poco de humor.En España, el martes y 13 está además irremediablemente asociado… a Martes y trece.

http://youtu.be/6nu1zU8q3vw

Anuncios

3 responses to “13 y martes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: