Pascua

La Pascua ―también llamada Pascua Florida, Domingo de Pascua, Domingo de Resurrección o Domingo de Gloria― es la fiesta central del cristianismo, en la que se conmemora, de acuerdo con los evangelios canónicos, la resurrección de Jesús al tercer día después de haber sido crucificado.La Pascua marca el final de la Semana Santa, en la que se conmemora la crucifixión y muerte de Jesús. A la Semana Santa le sigue un período de cincuenta días llamado Tiempo pascual, que termina con el Domingo de Pentecostés.

Resurrection.JPG

 

El Domingo de Pascua es una fiesta móvil, lo que significa que no se fija en relación al calendario civil.Los primeros cristianos ―que eran judíos― celebraban la Pascua de Resurrección a la par cronológica que la Pascua judía, hasta que el Primer Concilio de Nicea (en el 325 d. C.) separó la celebración de la Pascua judía de la cristiana, quitando a esta los elementos hebreos. Sin embargo dejaron el carácter móvil de la fiesta recordando que Cristo resucitó en la Pascua hebrea.Durante este Concilio se  estableció la fecha de la Pascua como el primer domingo después de la luna llena tras el equinoccio de primavera en el hemisferio norte. Hoy día la Iglesia católica mantiene el carácter móvil de la fecha de Pascua, que varía entre el 22 de marzo y el 25 de abril. El cristianismo oriental basa sus cálculos en el calendario juliano, por lo que su fecha se sitúa entre el 4 de abril y 8 de mayo.

 

Durante este día se celebran en distintos lugares del mundo procesiones religiosas, así como celebraciones litúrgicas.Esta fiesta determina el calendario móvil de otras fiestas: así la Ascensión (el ascenso de Jesús al cielo) se celebra 40 días después de Pascua, y Pentecostés 10 días después de la Ascensión. La semana anterior a la Pascua de Resurrección es la Semana Santa, que comienza con el Domingo de Ramos (que conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén). La Octava de Pascua (popularmente conocida como «semana de Pascua») es la semana que sucede a este Domingo de Pascua (o Domingo de Resurrección). El tiempo pascual o tiempo de Pascua designa, en la liturgia católica, las semanas que van desde el Domingo de Resurrección hasta el de Pentecostés.

 

También determina  el tiempo de Cuaresma, que en los primeros tiempos de la Iglesia variaba su duración. Finalmente en el siglo IV se fijó su duración en 40 días, con inicio seis semanas antes del domingo de Pascua. Por tanto, un domingo llamado precisamente «domingo de cuadragésima».En los siglos VI-VII cobró gran importancia el ayuno como práctica cuaresmal, presentándose un inconveniente: desde los orígenes nunca se ayunó en domingo por ser día de fiesta, la celebración del Día del Señor. Para respetar el domingo y, a la vez, tener cuarenta días efectivos de ayuno durante la cuaresma, en el siglo VII, se agregaron cuatro días más a la cuaresma, antes del primer domingo, estableciendo los cuarenta días de ayuno, para imitar el ayuno de Cristo en el desierto. Son exactamente cuarenta los días que van del Miércoles de Ceniza al Sábado Santo, sin contar los domingos.

 

No existen pruebas concluyentes de la historicidad de Jesús, así como tampoco de la existencia de Moisés ni lo que se relata en el Éxodo.Es así como, la festividad de la Pascua cristiana se basa en lo relatado en los evangelios y, como cuenta Pablo de Tarso  ( “… y si Cristo no ha resucitado, vana es entonces nuestra predicación, y vana también vuestra fe.” 1 Corintios 15:14 ), todo es una cuestión de fe.

En cuanto a la Pascua judía, también es una cuestión de fe en que lo relatado en el Éxodo ocurrió, aunque no haya evidencias arqueológicas.

Por lo tanto, tendríamos que fijarnos más bien en la relación que tiene la Pascua con el calendario agrícola y el tiempo de renovación de la tierra.La tradición judía indica que el primer día de Nisán no podía comenzar hasta que la cebada estuviera madura, siendo este el indicador del inicio de la primavera. Si la cebada no estuviera madura, u ocurriesen otros fenómenos era indicación de que la primavera no era inminente, y se declaraba un año bisiesto, intercalando un mes extra, el mes de Adar II. A partir del siglo IV la fecha comienza a ser fijada matemáticamente más que por las condiciones climáticas reinantes.

 

Es esta relación con el calendario agrícola, la cosecha y la fertilidad de la tierra, la que ha marcado alguna de las tradiciones de la Pascua, como el intercambio de huevos de Pascua de chocolate, que viene celebrándose desde hace poco más de ocho siglos.El hecho de asociar el huevo a la fertilidad hace que se establezca por toda Europa como símbolo de la Pascua. De modo que rápidamente los pasteleros de la época comenzaron a elaborarlos utilizando distintos ingredientes:primero fue el azúcar, luego el chocolate.Así nació la costumbre de la mona de Pascua, sobre todo en Cataluña, donde tradicionalmente el padrino regala la mona a su ahijado el Domingo de Pascua después de misa.Al día siguiente, Lunes de Pascua, es tradición que se reúnan dos o tres familias o un grupo de amigos y que vayan a comer la mona juntos, considerándose un día festivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: