Luna azul

Este viernes tendrá lugar un fenómeno astronómico que se repite, aproximadamente, cada tres años. Se trata de lo que se ha denominado comúnmente como “luna azul“.

El término luna azul, que nada tiene que ver con el color en sí de nuestro satélite, no es sino la sucesión de dos lunas llenas dentro del mismo mes del calendario.El hecho de que sea posible que haya dos lunas llenas en el mismo mes se debe a que el ciclo de la luna llena es cada 29,5 días aproximadamente, por lo que si la luna llena ocurre el primer día o el segundo de ese mes, hay probabilidad de que aparezca una segunda luna llena en los últimos días, lo que llamaríamos una luna azul.

¿La luna se ve azul? Por lo general, no. Para que la luna cobre un tono azulado ha de verse influenciada por las cenizas y el humo. Por ejemplo, en el año 1883 la explosión del volcán Krakatoa (Indonesia) provocó que las cenizas del mismo se extendieran hasta los límites de la atmósfera. Las cenizas dispersan la luz roja pero dejan pasar otros colores, de ahí que al atravesar las nubes de ceniza se viera la luna de color azul.

¿Qué es la luna azul?

Fueron los anglosajones quienes bautizaron a este fenómeno del calendario con el nombre de blue moon (‘luna azul’), a partir de una reinterpretación del término medieval belewe, que significaba ‘traidor’. La luna traidora lo era porque, en primavera, exigía ampliar el ayuno de Cuaresma.

Al principio, se refería a la cuarta luna llena de una estación. Pero un error en la revista Sky and Telescopes en 1946 dio a entender que era la segunda en un mismo mes.

El astrónomo Donald W. Olson descubrió hace 16 años el error. Preparando un artículo para la citada revista, pudo leer en un almanaque de 1937 que había prevista una ‘luna azul’ para agosto de aquel año. La simple aritmética mostraba que era imposible que ésta fuese la segunda luna del mes.

La definición debía de ser otra, pues 1937 solo tuvo 12 lunas llenas. Aquel verano, sin embargo, hubo cuatro y no tres. Revisando viejos almanaques se dio cuenta de que las lunas azules seguían un patrón estacional (febrero, mayo, agosto y noviembre). Pero ya era demasiado tarde. El saber popular había redefinido el fenómeno y, ya para siempre, blue moon será la segunda llena del mes.

El artículo de la revista, escrito por James Hugh Pruett  (1886-1955), citando el almanaque de Maine de 1.937, llevaba por título “Once in a blue moon” (“Una vez cada Luna azul”) refiriendose al tradicional significado de algo raro o absurdo, como programar una cita para “las doce de nunca”.

Así que, en el imaginario colectivo, quedó esta denominación para un fenómeno que era muy raro.También, y a través de la música, llegó al resto del mundo, y ahora asociamos la “luna azul” con varias versiones de esta conocida melodía, que también se utilizó como título para una serie televisiva de los 80.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: