Cuatro décadas.

Desde finales del siglo XIX, la historia de este país se enmarca en acontecimientos que se distancian entre sí tres o cuatro décadas.Del primero que vamos a hablar es de “La Gloriosa” también conocida por La Septembrina,que  fue un levantamiento revolucionario que tuvo lugar en septiembre de 1868 y supuso el destronamiento de la reina Isabel II y el inicio del período denominado Sexenio Democrático.

 

Unas tres décadas después de este hecho, que supuso la expulsión de la dinastía borbónica por primera vez, y al cual sucedieron el reinado de Amadeo I de Saboya, la Primera República Española y, tras el consiguiente fracaso de ésta, la Restauración ; la situación del país, en el contexto internacional de la época, devino en una guerra colonial en las últimas posesiones de ultramar:Cuba, Filipinas y Puerto Rico. Aunque se mantuvieron las posesiones africanas, esta guerra supuso la definitiva desaparición del Imperio Español y la posición del país como potencia colonial se vió relegada a la de mera comparsa, sobre todo al enfrentarse a la moderna marina norteamericana.La excusa para que Estados Unidos entrara en guerra con España  se puede calificar como uno de los primeros, si no el primero, de los ataques de falsa bandera, o “autoatentados”, de la historia: el hundimiento del acorazado USS Maine (ACR-1).

 

La pérdida de las colonias, y sobre todo de la que se consideraba la perla de la corona, Cuba, supuso que esa guerra se conociera como la guerra de Cuba, cuya última fase implicó, como hemos dicho, a los Estados Unidos en lo que allí se conoce como guerra hispano-estadounidense, y en España como Desastre del 98.Esto provocó un impacto importante que además fue magnificado por una actitud negativa previa.El desastre del 98 provocó una crisis del poder pero no económica y mucho menos cultural.De hecho, buena parte de los literatos y artistas de la época se encuadraron en lo que se ha llamado la Generación del 98.

 

Las primeras tres décadas del siglo XX en España se enmarcan en el reinado de Alfonso XIII, periodo en el que se sucedieron numerosas revueltas sociales en sus principales ciudades.Una de las más destacadas tuvo lugar en 1909 en Barcelona y se conoció como la Semana Trágica. Uno de los factores que la desencadenaron fue el descontento de la población con la Guerra de Marruecos: en ese año se había recrudecido el conflicto marroquí, convirtiéndose en uno de los principales problemas nacionales.En este contexto de crisis política y social, el capitán general de Cataluña Miguel Primo de Rivera dio un golpe de Estado el 13 de septiembre de 1923, que fue respaldado por Alfonso XIII al encargarle la formación de un gobierno.Primo de Rivera formó un gobierno al que denominó directorio, que estuvo compuesto en un primer momento exclusivamente por militares (Directorio Militar) y, posteriormente (1925), tuvo un carácter civil (Directorio Civil).

 

La oposición creciente que generó el dictador  hizo que Alfonso XIII apartase a Miguel Primo de Rivera del gobierno el 29 de enero de 1930, nombrando presidente del consejo de ministros al general Dámaso Berenguer.

Tras la caída del dictador —que falleció semanas después—, aumentaron las manifestaciones antimonárquicas, se acusó al rey de haber auspiciado la dictadura de Primo de Rivera y de tener responsabilidades en el Desastre de Annual. Ese año los partidos republicanos se unieron frente a la monarquía con la firma del Pacto de San Sebastián. Hubo pronunciamientos militares republicanos que fueron frustrados por el gobierno en la base aérea de Cuatro Vientos (Madrid) y en Jaca (éste último encabezado por los capitanes Fermín Galán y Ángel García Hernández, que fueron fusilados tras un consejo de guerra).

En febrero de 1931 el almirante Juan Bautista Aznar fue designado presidente del consejo por Alfonso XIII. Su gobierno convocó elecciones municipales el 12 de abril de 1931. Al conocerse en los comicios la victoria en las ciudades de las candidaturas republicanas, el 14 de abril se proclamó la Segunda República. El rey abandonó el país ese mismo día.

 

Niceto Alcalá Zamora, primer presidente de la república.

 

La Segunda República Española fue el régimen político democrático que existió en España entre el 14 de abril de 1931, fecha de la proclamación de la República, en sustitución de la monarquía de Alfonso XIII, y el 1 de abril de 1939, fecha del final de la Guerra Civil Española, que dio paso al régimen franquista. La historia de la Segunda República Española suele dividirse en tres etapas. Un primer bienio (1931-1933) durante el cual la coalición republicano-socialista presidida por Manuel Azaña llevó a cabo diversas reformas que pretendían modernizar el país. Un segundo bienio (1933-1935), llamado por las izquierdas bienio negro, durante el cual gobernó el Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, apoyado desde el parlamento por la derecha católica de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), que pretendió «rectificar» las reformas del primer bienio. Durante este bienio se produjo el acontecimiento más grave del período: la insurrección socialista conocida como Revolución de 1934, que en Asturias se convirtió en una auténtica revolución social, y que finalmente fue sofocada por el gobierno con la intervención del ejército. La tercera etapa viene marcada por el triunfo de la coalición de izquierdas conocida con el nombre de Frente Popular en las elecciones generales de 1936.

Manuel Azaña, 1933.jpgManuel Azaña

Intento de golpe de Estado del general Sanjurjo

Sucesos de Casa Viejas

 

Alejandro Lerroux sentado.jpgAlejandro Lerroux

tierra_y_libertad_2[2] Insurrección anarquista de diciembre de 1933

José María Gil-Robles

Revolución de 1934

Francisco Largo Caballero

Esta coalición de partidos sólo pudo gobernar en paz durante cinco meses a causa del golpe de Estado del 17 y 18 de julio promovido por una parte del ejército que desembocó en la Guerra Civil Española.Durante la guerra se produjo , en la zona dominada por las fuerzas leales a la República,  un proceso revolucionario conocido como revolución social española de 1936, cuya principal base ideológica fue el anarcosindicalismo y el comunismo libertario de la CNT-FAI, y al que se adhirieron también algunos partidos de ideología marxista revolucionaria, como el POUM y el ala caballerista del PSOE y la UGT.

Resultado de imagen de Revolución social española de 1936

El estallido de la guerra civil se produce treinta y ocho años después del desastre del 98.Dos años después tuvo lugar la batalla del Ebro, último intento del gobierno republicano de ganar la guerra.En la zona sublevada, el golpe y el posterior estallido de la guerra supusieron la instauración de un régimen de corte fascista que estuvo organizado en torno a parte del alto mando militar, institucionalizado inicialmente en la Junta de Defensa Nacional sustituida por el nombramiento de Francisco Franco como Generalísimo y Jefe del Gobierno del Estado.Partidos como Falange Española, los carlistas, los monárquicos alfonsinos de Renovación Española y gran parte de los votantes de la CEDA, que apoyaron el golpe militar, desaparecieron tras el Decreto de Unificación de 1937, mediante el cual se fusionaban  los partidos políticos Falange Española de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FE de las JONS) y la Comunión Tradicionalista, creándose un nuevo partido único con el nombre de Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FET y de las JONS). Los restantes partidos políticos existentes en la zona sublevada fueron suprimidos.

 

Tras la inesperada muerte del general Sanjurjo, líder de la rebelión, el mando en la zona sublevada quedó entonces repartido entre los generales Emilio Mola y Francisco Franco, pero sólo dos meses después, el 1 de octubre, el general Franco asumió el mando único militar y político (el general Mola murió en otro accidente de avión al año siguiente, el 3 de junio de 1937).Esto supuso que al finalizar la guerra se instaurara una dictadura personalista, que giraba en torno al general Franco, y que tuvo una duración de 39 años, periodo al que se le conoce como franquismo o dictadura franquista.Curiosamente, también duró casi 39 años el reinado de Juan Carlos I, al que Franco nombró sucesor, a título de rey, mediante la aplicación de la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado, ya que  su proclamación como rey se produjo el 22 de Noviembre de 1975 y su abdicación se produjo en junio de 2014.

 

Precisamente este 20 de Noviembre, se cumplieron cuarenta años de la muerte de Franco, tras la cual no se rompió bruscamente con su dictadura, si no que se produjo un periodo, denominado Transición, en el que se llevó a cabo el proceso por el que el país dejó atrás el régimen dictatorial del general Francisco Franco y pasó a regirse por una constitución.Posiblemente sea este un tiempo de cambios en la historia del país, con todo lo acontecido a lo largo de este 2015 y con unas elecciones generales que se celebrarán el próximo mes de Diciembre.Aunque puede que no se den todos los cambios que se necesitan, pues, rememorando una canción de Lluís Llach, aún quedan estacas que derribar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: